camino ruta monte dobra los castros

Ruta Monte Dobra

Presentación

El monte Dobra es muy diferente a Tejas, siendo un imponente macizo calizo que culmina en el Pico la Capía (606 metros) y que forma un espectacular escarpe sobre el Valle de Buelna. En su zona superior se han localizado tres castros cántabros de la Edad del Hierro, los de Pico del Oro o Toro, Peña Mantilla y Las Lleras. Para conocer los dos primeros y otros lugares, así como disfrutar de una magnífica panorámica sobre el Valle de Buelna y buena parte de Cantabria, se ha diseñado una ruta que asciende desde el barrio de Sovilla.

Detalle

Distancia:7 kilómetros.
Desnivel:unos 400 metros acumulados.
Tiempo aproximado:3 horas

 

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

La ruta comienza en Sovilla (100 metros), localidad situada en la falda del Dobra, sobre la carretera local que, desde el cruce de Rivero, conduce a Las Caldas de Besaya. Tras dejar a la izquierda la Torre de Pero Niño, hay que descender hacia la derecha hasta alcanzar el sitio de La Pontona, encontrando a la derecha una plazoleta en la que hay varios paneles informativos y una pequeña zona recreativa, así como aparcamiento. Se trata del verdadero comienzo de la ruta, que cruza el Arroyo del Barcenal por el puente y asciende a la izquierda por La Callejona, para pasar bajo la carretera que circunvala el municipio por el norte y llegar a una bifurcación, sitio denominado Fuentecián. Aquí se termina el asfalto y se toma la pista de la izquierda, mientras que por la derecha se va a Sopenilla.

ruta-monte-dobra-los-castros-caminoLa cambera (camino de carros) se dirige hacia el Dobra a través de La Serna, luego gira hacia la derecha por Orrasas y vuelve a girar a la izquierda para alcanzar una moderna portilla canadiense metálica, que permite el paso de personas y vehículos, pero no de animales. A continuación se sube a la derecha, por Prau Calderón, y se alcanza un tramo más pindio (empinado), en el que existen escalones de madera para facilitar la subida y combatir la erosión. Luego el camino continúa subiendo hacia la derecha, flanqueado por acacias en la zona de Campo la Espina, para girar definitivamente a la izquierda, ascendiendo de forma gradual por la ladera caliza del Dobra. En realidad se trata de la vertiente sur de Peña Mantilla, aunque la cumbre es casi inaccesible por este lado, por lo que debemos seguir el camino en todo momento. Las vistas sobre el Valle de Buelna ya son estupendas, y pronto se descubren hacia el oeste los lejanos Picos de Europa, entre las cercanas cumbres de Ibio (794 metros) –con un repetidor en su cima- y Mozagro (869 metros), que delimitan el Valle de Buelna por el oeste.

Tras subir la cuesta denominada Rompeculos, se alcanza Joyopancho, un hoyo que tomó su nombre de un vecino llamado “Pancho”. Un poco más arriba se deja a la izquierda otro gran joyu (hoyo), en cuyo fondo se encuentra una torca (sima) llamada La Cuevona, con -293 metros de profundidad. Una pequeña cruz recuerda el trágico accidente sucedido en la misma el 5 de octubre de 1977 que costó la vida al espeleólogo catalán Jaume Vidal, del E.C. Salou. Es preciso advertir que en algunas publicaciones de espeleología esta torca se conoce como La Arenosa, topónimo realmente referido a una amplia zona situada más abajo. Un poco más arriba se llega a una bifurcación de senderos oportunamente señalizada, con la opción de ir por la izquierda al Castro del Pico de Toro, y por la derecha subir a Peña Mantilla pasando por la Fuente el Sapo.

ruta-monte-dobra-los-castros-pico-loroEl sendero de la izquierda nos conduce hacia el oeste, sin pérdida posible, hasta el castro del Pico de Toro o del Oro, Peña del Oro o Peña Loro (410 metros), un topónimo con diversas variables, aunque parece hacer alusión a oro, tal vez en la creencia antigua de que existiera algún tesoro escondido en este emplazamiento arqueológico. El castro era de dimensiones muy reducidas, con una pared natural denominada El Peñascón que lo protege por el sur y oeste, y un gran derrumbe de muralla que lo defendía por el este y norte, siendo éste el único vestigio evidente, con un espesor que delata su carácter defensivo. Por su ubicación, se trataba de una verdadera atalaya que controlaba el acceso a la Hoz de las Caldas desde el Valle de Buelna, con un dominio visual extraordinario sobre todo el valle y sus montes circundantes. Hacia el oeste se reconocen los Picos de Europa, y al suroeste el macizo del Alto Campóo, desde Peña Labra hasta el Pico Liguardi, pero no Peña Sagra, tapada por el Mozagro. Hacia el sur Los Corrales de Buelna y la Mediahoz por la que el río Besaya accede al valle, procedente de Iguña, y al sureste la vaguada del monte Tejas, la cumbre de La Cuera (820 metros), y más lejanas las cimas culminantes de las montañas pasiegas: Castro Valnera y el Picón del Fraile, con un radar militar en su cima. Por el este queda muy cerca Peña Mantilla (529 metros), donde se asienta el otro castro, y hacia el norte se descubren el mar Cantábrico y una parte de la ciudad de Torrelavega, en su mayor parte oculta por la cumbre cercana de Jerrapil (401 metros).

Retornaremos sobre nuestros pasos hasta el cruce situado sobre La Cuevona, para subir por el otro sendero que remonta una vaguada por la que en invierno discurre un pequeño regato (arroyo) procedente de la Fuente el Sapo. Pasaremos junto a ésta para alcanzar la zona de Prau Roi, donde se da vista de nuevo a la costa, desde Santander hasta Suances, y en primer término la ciudad de Torrelavega. A la derecha, en el Dobra, se reconoce la cumbre culminante del macizo, el Pico la Capía o Dobra (606 metros), cuyo nombre hace alusión a una desaparecida capilla que existió en los siglos XVII y XVIII. Allí también se encontró a principios del siglo XX una famosa ara votiva escrita en latín dedicada al dios cántabro Erudino en el año 399 después de Cristo, siendo una evidencia muy tardía de la conservación de cultos indígenas varios siglos después de la conquista de Cantabria, cuando el cristianismo ya era la religión oficial del imperio. En ese pico también se encuentran los tres municipios que se reparten el monte Dobra: San Felices de Buelna, Torrelavega y Puente Viesgo.

ruta-monte-dobra-los-castros-vista-vaye-buelnaEl castro de Peña Mantilla (529 metros) se encuentra al sureste de esta zona, sobre una garma (lapiaz) de difícil tránsito, por lo que no es muy recomendable subir hasta esa zona para los que no tengan cierta habilidad y costumbre de andar por montaña. Otra opción es seguir desde Prao Roi hasta la Fuente del Tul, que está al noreste y que a diferencia de la del Sapo, nunca se seca. La existencia de estas dos fuentes en un desierto calizo como es la zona alta del Dobra, así como algunas praderías de aptitud ganadera, nos permiten imaginar el hábitat prerromano en este macizo rocoso. Los dos castros serían reductos defensivos, pero probablemente sólo se ocuparan en momentos de peligro, ya que su situación expuesta a todos los vientos los hacía muy inhóspitos, a diferencia de algunos parajes más abrigados como el entorno de las citadas fuentes. Hoy las praderías están casi abandonadas, parcialmente invadidas por escajos (tojos), pero antaño fueron muy aprovechadas por los ganaderos de Sovilla y Sopenilla. Desde esta zona se emprende el regreso a Sovilla, por la misma ruta.

Otras Rutas

Ruta Monte Tejas9,5 kilómetros.2 horas 45 minutos.Visitar
Ruta Monte Tejas II10 kilómetros.3 horas.Visitar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar